24h Madrid.

24h Madrid.

Arrestados por abuso sexual y secuestro a una joven en Parla, obligándola a consumir drogas en un local.

Arrestados por abuso sexual y secuestro a una joven en Parla, obligándola a consumir drogas en un local.

La Policía Nacional ha llevado a cabo una intervención en la que ha rescatado a una mujer que estaba siendo agredida sexualmente en un local de Parla. La víctima se encontraba retenida contra su voluntad y obligada a consumir drogas, según ha informado un portavoz de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid a Europa Press.

Los hechos ocurrieron el pasado 17 de diciembre, cuando la mujer envió un mensaje a una amiga a través de Whatsapp, relatándole todo lo que estaba sufriendo. La amiga actuó rápidamente y llamó al número de emergencias 091. Varias patrullas de la Policía Nacional se desplazaron al local, que suele ser frecuentado por toxicómanos, ubicado en la calle Salamanca de Parla.

Al llegar, una mujer que abrió la puerta afirmó que la joven se encontraba bien y que no había ningún problema. Sin embargo, la víctima salió llorando y corroboró lo que le había contado a su amiga, confirmando que la estaban coaccionando para mantener relaciones sexuales con varios hombres y consumir cocaína.

Ante esta situación, los agentes procedieron a identificar a todos los presentes en el local, a pesar de la resistencia encontrada. La agredida pudo identificar a varias personas y declaró que le habían confiscado el teléfono móvil después de hablar con su amiga. Posteriormente, fue trasladada al Hospital de Parla, donde recibió atención médica y se le emitieron partes de lesiones.

Una vez allí, la mujer presentó una denuncia en la comisaría. Según ha sido detallado por el medio 'Voz Populi', en su testimonio explicó que había acudido voluntariamente al local el 14 de diciembre para comprar cocaína, pero luego se vio obligada a quedarse y limpiar el lugar a cambio. Al día siguiente, le impidieron salir y la obligaron a consumir una gran cantidad de cocaína hasta que se desmayó. Al despertar, fue objeto de felaciones forzadas en contra de su voluntad.

Ante este grave testimonio, la joven llamó a su amiga, pero los captores descubrieron la llamada. A raíz de esto, le exigieron que les entregara su teléfono móvil, el cual había escondido. Para lograrlo, los agresores se volvieron aún más violentos, humillándola y amenazándola con torturas e incluso con la muerte.

Fue en ese momento cuando la intervención policial tuvo lugar. Tras escuchar el testimonio de la víctima, los agentes procedieron a detener a seis hombres y una mujer por detención ilegal y coacciones. Además, los hombres también fueron acusados de agresión sexual.