El aumento de temperaturas produce más picaduras de garrapatas y genera mayor demanda en consultas relacionadas

El aumento de temperaturas produce más picaduras de garrapatas y genera mayor demanda en consultas relacionadas

Las altas temperaturas registradas este verano han favorecido la presencia de garrapatas y con ellas, el peligro de sufrir una mordedura de este artrópodo capaz de transmitir más de 50 enfermedades diferentes a los seres humanos. Este parásito, que se alimenta de la sangre de sus huéspedes, es mucho más peligroso de lo que se cree. Cada vez es mayor el número de personas que acude a los hospitales por esta causa, advierte Fernando de la Calle, especialista en patología importada y salud internacional del Hospital La Paz.

En España, se han registrado seis especies de garrapatas que son portadoras de enfermedades bacterianas, parasitarias y víricas perjudiciales para la salud humana. Destacan enfermedades como la enfermedad de Lyme, la fiebre botonosa, la anaplasmosis, la tularemia, la babesiosis, la encefalitis y la fiebre hemorrágica provocada por el virus de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo.

Según el doctor De la Calle, en los últimos años se ha detectado un aumento en las consultas por picaduras de garrapata. Las complicaciones más comunes son la rickettsiosis, la enfermedad de Lyme, la babesiosis y la anaplasmosis. Sin embargo, el especialista destaca la falta de sensibilización y conocimiento sobre los signos de alarma que indican una posible mordedura de garrapata.

El parásito tarda entre 24 y 48 horas en empezar a alimentarse de la sangre, por lo que es importante retirarlo lo antes posible para evitar la transmisión de enfermedades. Se recomienda utilizar pinzas o guantes finos para extraerlo de forma lenta y cuidadosa, evitando su aplastamiento o el uso de remedios naturales como aceite o alcohol.

Es fundamental estar atentos a posibles síntomas y complicaciones posteriores a la mordedura, como fiebre, erupciones cutáneas, costras negras que no se curan, sangrado de encías o moratones. Ante cualquier gravedad, se debe acudir a unidades especializadas.

Además, es importante facilitar al médico la mayor cantidad de información posible sobre la picadura de garrapata para ayudar en el diagnóstico. Algunos casos, como el de Rosana Toribio, demuestran la importancia de no ignorar los síntomas y buscar ayuda médica adecuada.

En resumen, es evidente la necesidad de concienciar y sensibilizar a la población sobre los peligros de las garrapatas y las enfermedades que pueden transmitir. Es fundamental tomar precauciones al salir al campo, utilizar ropa adecuada, revisar el cuerpo después de estar en áreas naturales y acudir al médico ante cualquier síntoma preocupante. Solo así podremos protegernos y prevenir complicaciones graves para nuestra salud.

Categoría

Madrid