24h Madrid.

24h Madrid.

El domingo, Getafe reafirmará su voto a San Sebastián, en una tradición centenaria.

El domingo, Getafe reafirmará su voto a San Sebastián, en una tradición centenaria.

Este domingo se llevará a cabo en Getafe la renovación del voto a San Sebastián en la parroquia que lleva su nombre. Esta tradición, que data de 1398, surgió con el objetivo de combatir una epidemia de peste que azotaba el municipio.

El evento será organizado por la asociación cultural 'Nueva Gran Piña' en colaboración con el Ayuntamiento y la Diócesis de Getafe. La ceremonia, que comenzará a las 12:30 horas, estará presidida por el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, y se llevará a cabo una eucaristía, en compañía del párroco Ángel Corella.

Este año, la renovación del voto estará a cargo del coronel del Ejército del Aire y del Espacio, José Cebrián Carbonell, quien es el jefe del Acuartelamiento Aéreo de Getafe, según informó la Diócesis de Getafe.

Posteriormente, se realizará una procesión con la imagen de San Sebastián, y la jornada concluirá con la bendición de pan, queso y vino, los cuales serán ofrecidos a los asistentes. Esta costumbre, que data de la Edad Media, solía reunir a los más necesitados al finalizar el acto litúrgico.

Hace más de treinta años, se recuperó esta tradición histórica basada en los datos recogidos en las 'Relaciones Histórico Geográficas de los Pueblos de España', ordenadas por Felipe II en 1575. Estos documentos revelan que Getafe sufrió una epidemia de peste en el siglo XIV, que ocasionó la muerte de una gran cantidad de personas, así como una hambruna debido a una sequía persistente que dificultaba el acceso al trigo.

En aquel entonces, la población de Getafe, que era de aproximadamente 1.300 habitantes, se encontraba desesperada ante esta terrible enfermedad y decidió recurrir a la protección de San Sebastián, cuya festividad se celebra el 20 de enero. En agradecimiento, le prometieron construirle una ermita, crear una cofradía y un cabildo, además de abstenerse de consumir alimentos grasos en la víspera.

El culto a San Sebastián como protector contra la peste se remonta al año 680, cuando la ciudad de Roma se encontraba infestada por esta epidemia. En ese momento, los habitantes de la ciudad construyeron un altar con la imagen del santo en la Basílica de San Pedro.