24h Madrid.

24h Madrid.

El familiar de Jennifer Hermoso y una compañera apoyan las declaraciones de la jugadora acerca del beso de Rubiales.

El familiar de Jennifer Hermoso y una compañera apoyan las declaraciones de la jugadora acerca del beso de Rubiales.

El hermano de Jennifer Hermoso y una amiga han brindado su apoyo en el tribunal este lunes al testimonio de la jugadora de la selección de fútbol, afirmando que el beso que le dio Luis Rubiales, expresidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), no fue consentido, según fuentes jurídicas informadas por Europa Press.

Un juez de la Audiencia Nacional (AN) que investiga a Rubiales por el beso a Hermoso durante la entrega de trofeos del Mundial en Sidney (Australia) ha tomado declaración a un hermano y una amiga de la jugadora. Además, ha escuchado a dos expertos que han respaldado el informe presentado por la defensa de Rubiales ante la Audiencia Nacional.

Estas declaraciones se suman a las comparecencias programadas para el jueves, en las que testificarán el director de Marketing de la RFEF, Rubén Rivera; el exdirector de Integridad, Miguel García Caba; la jefa de prensa de la Selección femenina de fútbol, Patricia Pérez; y el director de la Selección masculina, Albert Luque.

Estas comparecencias se producen después de que el juez recibiera el certificado del contenido de todos los delitos del Código Penal de Australia relacionados con los hechos investigados y aplicables al Estado de Nueva Gales del Sur.

Cabe destacar que la teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Marta Durántez, mencionó a cinco personas durante el interrogatorio a Rubiales en relación con la presunta coacción y agresión sexual. Estas personas incluyen al exseleccionador del equipo femenino, Jorge Vilda, y a Luque y Rivera, quienes supuestamente habrían intentado coaccionar a la jugadora después del beso forzado.

Tras el interrogatorio, el juez, a petición de la Fiscalía, decidió que Rubiales no puede comunicarse con la jugadora durante la instrucción de la causa y le prohibió acercarse a ella a menos de 200 metros.

Según fuentes fiscales, Rubiales negó ante el juez cualquier acto de coacción hacia la jugadora y su entorno, y afirmó que el beso en la boca fue consensuado. Durante su declaración como investigado, el expresidente de la Federación respondió a todas las preguntas de las partes durante aproximadamente 45 minutos.

El juez citó a Rubiales el 12 de septiembre, cuando admitió la querella presentada por la Fiscalía por los delitos de agresión sexual y coacciones debido al beso en la boca.

En un auto, el magistrado acordó las primeras diligencias en este procedimiento, incluyendo la solicitud de vídeos a RTVE, El País, AS y La Vanguardia para recopilar evidencia visual del beso y los eventos relacionados con la celebración del triunfo de la selección de fútbol femenino.