24h Madrid.

24h Madrid.

El jurado exculpa a los agentes implicados en la táctica de la 'patada en la puerta', afirmando su respaldo al uso del ariete.

El jurado exculpa a los agentes implicados en la táctica de la 'patada en la puerta', afirmando su respaldo al uso del ariete.


El abogado Juan Gonzalo Ospina, defensor de los derechos civiles, presentará un recurso contra la decisión del jurado popular en el caso de los agentes de la Policía Nacional acusados de allanamiento de morada.

MADRID, 29 Nov.

El jurado, en una votación unánime, ha exonerado de responsabilidad penal a los policías, considerando que no cometieron un delito al ingresar con un ariete en un piso de la calle Lagasca en 2021. Esto se debió a que entraron debido a la flagrante comisión de un delito por parte de las personas que celebraban una fiesta ilegal durante la pandemia.

En una rueda de prensa, el tribunal de jurado ha anunciado públicamente la absolución de los agentes, entre ellos el subinspector a cargo de la operación policial.

Esta decisión respalda el método utilizado por los agentes para entrar al piso, pues los asistentes estaban infringiendo las normas sanitarias de Covid que prohibían las reuniones en viviendas.

Juan Gonzalo Ospina, conocido por ser un defensor de los derechos ciudadanos, ha declarado a Europa Press que apelará esta decisión ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por considerarla equivocada.

Los miembros del jurado sostienen que los agentes actuaron creyendo que los participantes en la fiesta estaban cometiendo un delito flagrante al negarse reiteradamente a abrir la puerta para ser identificados por la autoridad.

El juicio comenzó con seis agentes de policía acusados a raíz de una denuncia presentada por el inquilino de la vivienda, representado por el abogado Juan Gonzalo Ospina. Inicialmente, la fiscalía los acusaba de allanamiento de morada, pero posteriormente retiró los cargos contra cuatro de los agentes después de revisar las grabaciones que eximían de culpa a los acusados. Debido a este cambio, estos policías fueron absueltos y quedaron libres de responsabilidad penal.

La acusación mantuvo los cargos contra el subinspector a cargo de la operación y otro subordinado por allanamiento de morada, solicitando una condena de dos años y seis meses de cárcel, así como seis años de inhabilitación. Alternativamente, solicitaron una pena de un año y tres meses de cárcel por error vencible de tipo.

Las grabaciones de las cámaras colocadas en los chalecos de dos de los agentes fueron la principal prueba para exonerar a los acusados. El abogado de la acusación intentó sin éxito invalidar las imágenes al considerar que habían sido grabadas con cámaras no oficiales.

Los vídeos mostraban cómo, durante 30 minutos, los agentes intentaron forzar la cerradura mientras advertían que recurrirían a la fuerza para ingresar al piso, debido a múltiples infracciones a la ley de seguridad ciudadana y a la normativa Covid, así como a la comisión de un delito flagrante.

Los jóvenes presentes se confrontaron verbal y agresivamente a los agentes, y una de ellos, incluso después de ser esposada y reducida tras forcejear con un policía, expresó: "¡no saben dónde coño se han metido éstos!". Esta joven, quien se disculpó durante el juicio, solicitó un 'habeas corpus', el cual fue denegado al considerar que no hubo una detención ilegal en ese momento.

En su última intervención, el jefe de la operación policial criticó al abogado defensor del inquilino por confundir la inviolabilidad del hogar con la impunidad en el hogar. Además, declaró que si lo consideraban culpable de allanamiento de morada, no deseaba seguir siendo policía.

Su compañero, también acusado, manifestó su indignación por encontrarse en el banquillo de los acusados por simplemente cumplir con su trabajo y respetar la legalidad, tanto antes, durante como después de la pandemia.

Antes de concluir su intervención, el agente cuestionó si "las leyes son iguales para todos" y planteó si "la desobediencia reiterada a la autoridad es diferente en los barrios de Salamanca y Carabanchel".