24h Madrid.

24h Madrid.

Inversión de 4,5 millones garantiza 61 plazas en residencias para personas con enfermedades mentales graves y crónicas.

Inversión de 4,5 millones garantiza 61 plazas en residencias para personas con enfermedades mentales graves y crónicas.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha aprobado una inversión de 4,5 millones de euros para garantizar el mantenimiento de 61 plazas de residencia destinadas a personas con enfermedad mental grave y duradera en la capital. Esta medida estará vigente desde el 1 de mayo de 2024 hasta el 30 de abril de 2026.

Se han firmado tres contratos para distribuir las plazas en diferentes residencias: 20 en la Residencia Medinamar Simancas en San Blas, otras 20 en la Residencia Grupo 5 Avenida de América en Chamberí y 21 en la Residencia Centro Belmonte Únicas en Carabanchel.

Estas residencias ofrecen servicios de alojamiento, manutención y apoyo a los usuarios y sus familias. Las plazas están destinadas a personas con déficit de autonomía que no cuentan con apoyo familiar y que necesitan este tipo de dispositivo residencial debido a su deterioro cognitivo y otras necesidades de recuperación.

La red pública de atención a personas con enfermedad mental grave y duradera cuenta con un total de 7,088 plazas, tras la reciente ampliación de 234 nuevas plazas aprobada el año pasado. El objetivo es promover el desarrollo de capacidades, autonomía, inclusión y calidad de vida a través de acciones rehabilitadoras en coordinación con profesionales de Salud Mental.

En 2024, el Gobierno de la Comunidad de Madrid tiene previsto aumentar su capacidad en este ámbito con un presupuesto de más de 91 millones de euros, representando un incremento del 6% respecto al año anterior. Además, se espera continuar brindando ayuda a través de Centros de Día, rehabilitación psicosocial, laboral, equipos de apoyo comunitario, residencias, pisos supervisados y servicios especializados, con más de 1,500 profesionales involucrados.

El 60% de las personas atendidas el año pasado fueron hombres, mientras que más del 40% fueron mujeres. Las patologías más comunes fueron la esquizofrenia, el trastorno bipolar y el trastorno de límite de personalidad. De las personas atendidas, 1,780 tuvieron su primer contacto con el servicio el año pasado y más de 1,000 lograron darse de alta, alcanzando sus metas de autonomía e integración social.