24h Madrid.

24h Madrid.

Jennifer Hermoso testifica en la Audiencia Nacional por el incidente del beso de Rubiales tras el triunfo en el Mundial

Jennifer Hermoso testifica en la Audiencia Nacional por el incidente del beso de Rubiales tras el triunfo en el Mundial

La jugadora de la Selección Española Jennifer Hermoso ha comparecido ante la Audiencia Nacional para testificar en el caso de agresión sexual y coacciones por parte del ex presidente de la RFEF, Luis Rubiales. Durante la celebración de la victoria en el Mundial de Australia y Nueva Zelanda, Rubiales le dio un beso en la boca a la jugadora, lo que ha generado la apertura de esta investigación.

Hermoso llegó a la Audiencia Nacional acompañada de su abogado, Ángel Chavarría, y su representante, así como otros abogados que forman parte de la acusación en este caso. A su llegada, ignoró a los medios de comunicación que se encontraban en los alrededores del tribunal.

Es importante recordar que el Juzgado Central de Instrucción Número 1 citó a Hermoso inicialmente como testigo el pasado 28 de noviembre, pero debido a conflictos judiciales, la declaración se pospuso a la fecha actual.

Antes de iniciar la investigación, Hermoso ya había declarado ante la teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Marta Durántez. En esa declaración, la jugadora transmitió su sensación de falta de respeto, afirmando que se encontró en una situación que no buscó ni esperaba.

Durante su testimonio, Hermoso describió cómo recibió el beso de Rubiales después de la victoria en el Mundial femenino. Según su relato, se abrazaron y el ex presidente de la RFEF le dijo que habían ganado el Mundial gracias a ella. A continuación, Rubiales colocó sus manos en la cabeza de Hermoso y le besó en la boca, mientras ella se bajaba rápidamente del escenario junto a sus compañeras de equipo.

Hermoso declaró que nunca se esperó que algo así sucediera y que en una persona de confianza no se espera que aproveche ese momento para actuar de esa manera, por más espontáneo que sea. Además, señaló que después del incidente informó a sus compañeras Alexia Putellas e Irene Paredes sobre lo sucedido.

Por su parte, Rubiales defendió ante el juez que el beso fue una muestra de afecto, ocurrido de forma natural y con consentimiento. Afirmó que se trató de una celebración extraordinaria y que preguntó a Hermoso antes de darle el beso. Además, aseguró que después del episodio, Hermoso se fue riendo y le dio dos palmadas en el costado.