24h Madrid.

24h Madrid.

La Comunidad de Madrid afirma estar dispuesta a acatar las medidas del Gobierno sobre el uso de mascarillas, mostrando su apoyo a esta medida de prevención.

La Comunidad de Madrid afirma estar dispuesta a acatar las medidas del Gobierno sobre el uso de mascarillas, mostrando su apoyo a esta medida de prevención.

La incidencia de la gripe es de 177 casos por cada 100.000 habitantes y la vacunación está por encima del 65%

MADRID, 9 Ene. - La consejera de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Fátima Matute, ha expresado este martes que el Gobierno regional cumplirá con las directrices que establezca el Ministerio en relación al uso de mascarillas en centros sanitarios, residencias y farmacias debido al aumento de infecciones por virus respiratorios.

"No estamos en contra del uso de mascarillas, sino en duda sobre cómo se ha gestionado todo esto por parte de la ministra de Sanidad", declaró a 'Antena 3' recogidas por Europa Press.

El Ministerio de Sanidad anunció que este miércoles se implementará el uso obligatorio de mascarillas en hospitales y centros sanitarios después de que la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) terminara sin acuerdo.

La consejera enfatizó que el Gobierno madrileño no se opone al uso de mascarillas en los centros sanitarios, pero instó a la responsabilidad ciudadana y a educar a la población en este sentido, tal como se está haciendo en la Comunidad Madrid, ya que "la transmisión es comunitaria".

"Puedes obligar a las personas a usar mascarillas en centros sanitarios, pero también se produce la transmisión en el Metro, centros comerciales y restaurantes con aglomeraciones. Lo importante es concienciar a la sociedad sobre las medidas que deben tomar para protegerse a sí mismos y a la población, como estamos viendo en los centros de salud. No es necesario obligar a usar mascarillas", argumentó.

En cuanto a la situación específica en la Comunidad de Madrid, la consejera reiteró que la situación está disminuyendo. La incidencia de la gripe es de 177 casos por cada 100.000 habitantes en la primera semana del año y la vacunación supera el 65%, mientras que en el caso del Virus Respiratorio Sincial (VRS) supera el 80% y en el caso de Covid-19, se acerca al 85% en el caso de las personas mayores.

"Hemos cumplido con nuestras responsabilidades y esto protege a nuestra población. Esta es una de las medidas que ha tomado Madrid, concienciar sobre la importancia de la vacunación", enfatizó la consejera, quien reiteró el objetivo de "informar, cuidar" y evitar alarmar a la población porque "la salud no tiene que ver con la política".

Además, la consejera madrileña criticó al Ministerio por la forma en que convocó el Consejo Interterritorial extraordinario de este lunes y destacó que las propuestas de Sanidad se entregaron 15 minutos después de comenzar la reunión. "Obviamente, ninguno de nosotros que estábamos en la reunión pudiéramos evaluar ese documento", reprochó Matute, quien también censuró que las propuestas se anuncien a través de las redes sociales o los medios de comunicación.

También subrayó que la Comisión de Salud Pública no fue convocada previamente. "No nos oponemos al uso de mascarillas, lo que pedíamos era un procedimiento basado en datos científicos específicos de cada comunidad autónoma, para poder aplicar determinadas pautas escalonadas en función de la incidencia para otros tipos de transmisiones virales", explicó.

Ante la falta de consenso, Sanidad abrió un período de alegaciones en el que las CCAA pueden presentar sus propuestas respecto al documento presentado por el Ministerio en las próximas 48 horas, como la ampliación de esta medida a las farmacias. Al final del domingo, fuentes del Ministerio confirmaron que tras finalizar ese plazo se implementará el uso obligatorio de mascarillas en hospitales y centros sanitarios.

Esta medida se lleva a cabo en cumplimiento del artículo 65 de la ley de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, que permite la declaración de intervenciones coordinadas en salud pública, según informó el departamento dirigido por Mónica García. "No entendemos nada", concluyó.

Por su parte, la ministra defendió que esta es una norma "efectiva, de sentido común, respaldada por evidencia científica y bien recibida por la población". "Después de la pandemia que hemos sufrido, hemos aprendido y no nos resignamos a las cifras anteriores a la pandemia. Desde este Ministerio, seguiremos trabajando para minimizar los riesgos y homogeneizar la protección de la salud", insistió García en declaraciones a los medios después de la reunión.

Si bien el pasado viernes se anunció la implementación obligatoria de mascarillas en estos centros en Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia, otras comunidades autónomas se han mostrado en contra de esta medida, prefiriendo que solo sea una recomendación. Por otro lado, Aragón, que inicialmente anunció la obligatoriedad solo para el personal sanitario, ha ampliado su uso también a los pacientes en salas de espera.

En este sentido, Sanidad también planteó durante la reunión la necesidad de proporcionar un "apoyo legal" a través de una declaración de actuación coordinada, para todas las comunidades autónomas "de diferentes colores políticos" que ya han introducido la mascarilla en sus sistemas de salud.