24h Madrid.

24h Madrid.

La madre y el hijo del clan Bargas comparecen ante la jueza por el crimen de Borja Villacís.

La madre y el hijo del clan Bargas comparecen ante la jueza por el crimen de Borja Villacís.

En una mañana cargada de tensión en los juzgados de Plaza de Castilla, la jueza de Instrucción número 19 de Madrid ha presidido la vistilla de ratificación de prisión provisional para María José E. J., conocida como la matriarca del clan toledano de los Bargas, y su hijo Kevin por el crimen de Borja Villacís, ocurrido recientemente en las afueras de la capital.

Desde el pasado 4 de junio, los presuntos responsables están en prisión preventiva y han sido trasladados en un furgón de la Guardia Civil para comparecer en la vistilla de conformidad con la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

La sala de vistas del Juzgado de Instrucción número 19 se ha poblado de abogados defensores y representantes de las acusaciones particulares, mientras que los periodistas han sido expulsados de los pasillos por órdenes judiciales. En este momento, la jueza redacta el auto para confirmar la prisión, según han indicado fuentes legales.

La madre, María José, fue detenida primero al ser identificada como la conductora del vehículo desde el que se efectuaron los disparos mortales en un aparente acto planificado. Por su parte, Kevin recibió la orden de prisión del Juzgado de Illescas (Toledo) antes de que el caso pasara a manos de la jueza de Madrid. Un tercer detenido ha sido liberado provisionalmente.

María José, de 52 años, fue encontrada en un lavadero de coches cambiando las placas de matrícula de su vehículo tras el asesinato, siendo vinculada al BMW abollado encontrado en la escena. Testigos la vieron junto a dos individuos más jóvenes, que se cree eran Kevin y su cómplice en el crimen.

La investigación sigue en marcha, con la captura de Ismael, supuesto cómplice, y la búsqueda de un tercer individuo que podría estar involucrado en el caso. La Policía Nacional también detuvo a Omar, quien finalmente quedó en libertad al no estar relacionado directamente con el homicidio.

El motivo detrás del trágico suceso sigue siendo objeto de estudio por parte de los agentes del Grupo V del Homicidios de la Policía Nacional en Madrid. Se cree que Villacís no era el blanco original de los detenidos, sino que su presencia en el lugar estaba relacionada con una disputa anterior entre Kevin y sus amigos, lo que desencadenó la trágica situación.