24h Madrid.

24h Madrid.

La región logra disminuir los homicidios en 2023: 35 casos, destacando 9 por violencia de género y únicamente 1 relacionado con bandas.

La región logra disminuir los homicidios en 2023: 35 casos, destacando 9 por violencia de género y únicamente 1 relacionado con bandas.

MADRID, 30 Dic. - La región registró 35 homicidios en 2023, incluyendo 8 mujeres y una niña asesinadas por violencia de género (8 el año pasado) y solo un joven durante una pelea entre bandas juveniles violentas (6 en 2022), según datos recopilados por Europa Press.

Se trata de una de las cifras más bajas de los últimos años, ya que en 2022 se anotaron 47 crímenes, 37 en 2020 y 2021, y 32 en 2019. Pero cabe destacar que estos números son provisionales, ya que hay casos pendientes de resolución, por lo que la cifra podría aumentar.

De los homicidios conocidos, 18 son mujeres y 10 son extranjeros. En cuanto al método utilizado, uno murió envenenado y otro por incendio, 2 por estrangulamiento, 4 por disparos, 4 por golpes, 4 por atropello y 16 por apuñalamiento.

En cuanto a la tipología de los crímenes, hubo 9 casos de violencia machista, una reyerta entre pandillas, dos motivados por enfermedades mentales de los autores, 3 relacionadas con persecuciones policiales, 3 por disputas entre personas sin hogar, 4 por robos, 2 por problemas familiares, 5 relacionadas con peleas entre personas que conviven en un edificio de viviendas en comunidad y 2 por peleas en locales.

El primer crimen del año ocurrió el 2 de enero, cuando una mujer de 54 años envenenó a su marido de 64 y luego se suicidó en Fuenlabrada. La homicida sufría de una enfermedad mental. El 11 de enero, la policía detuvo a un rumano de 63 años por matar a golpes a un hombre de 68 en una vivienda ilegal de Aranjuez.

El 22 de enero, un hombre español de 55 años murió en un piso en la calle Enrique García Álvarez de Madrid. Meses después, la policía detuvo a 4 personas, incluido un menor de edad que lo apuñaló para robarle la droga que vendía.

El 6 de febrero, una pelea en un club de alterne de Pezuela de las Torres terminó con la muerte a puñaladas de su dueña, una mujer dominicana de 44 años. La Guardia Civil detuvo meses después a una mujer que había sido despedida por la víctima.

El 2 de marzo, la policía informó de la detención de una mujer acusada de la muerte de otra cuyos restos fueron encontrados en un vertedero de Toledo. Al parecer, todo se debió a problemas con el alquiler de su vivienda. La víctima era la presidenta de la comunidad de vecinos de la C/Oca 64 de Madrid.

El primer caso de violencia de género en la región ocurrió el 3 de marzo en Alcobendas. Una mujer de 33 años fue empujada por su expareja y cayó por una escalera, sufriendo un fuerte traumatismo craneoencefálico. Murió días después en el hospital, por lo que el agresor fue detenido.

El 12 de marzo, un dominicano de 22 años murió apuñalado en la calle Bravo Murillo de Madrid tras una pelea entre varios pandilleros. El 17 de abril, un español de 49 años fue encontrado apuñalado cerca de la carretera que une Fuencarral y El Pardo. Al parecer, fue asaltado para robarle.

Diez días después, durante una persecución policial, un conductor atropelló y mató a dos hombres de 72 y 81 años en el Paseo de Extremadura de Madrid. Luego se entregó en comisaría. El detenido, de 31 años, tenía antecedentes por robos y no tenía licencia de conducir válida. Él y otras dos personas fueron acusados de homicidio y resistencia a la autoridad.

El 7 de mayo, la policía detuvo a un hombre de 55 años por apuñalar mortalmente a otro de 52 en la calle Humanes de Madrid. También en esos días, una mujer de 37 años murió después de ser golpeada en la cabeza por otra persona en una vivienda ocupada en el distrito madrileño de Tetuán.

El 11 de mayo, una mujer de 40 años murió después de permanecer cuatro días en estado crítico, tras ser degollada por su marido, de quien se estaba separando, en la casa que ambos compartían con su hijo en Móstoles.

El 16 de mayo, un colombiano de 29 años murió apuñalado en el barrio de Puerta del Ángel. Semanas después fue arrestado un joven español que había comenzado a vivir en el mismo piso que la víctima poco antes del incidente.

El 21 de mayo, una mujer murió por un disparo en la cabeza en Soto del Real. Después de una extensa investigación, la Guardia Civil arrestó a un antiguo socio de su hijo y a la novia de este, con quienes la víctima había tenido desavenencias económicas. Al parecer, entraron en casa de la víctima para robarle, pero ella los sorprendió.

El 23 de junio, un hombre de 63 años murió en el distrito madrileño de Villaverde después de que su vehículo fuera embestido por otro coche durante una persecución policial. Finalmente, los responsables del hecho fueron detenidos.

Cinco días después, la Guardia Civil arrestó a un joven de 23 años acusado de apuñalar mortalmente a su madre con un cuchillo en Daganzo de Arriba. El detenido, que sufría problemas psiquiátricos, también apuñaló a su padre, quien resultó herido leve.

Ese mismo día 28, una mujer de 36 años murió apuñalada por su expareja en un piso de Móstoles. El asesino fue detenido poco después. Aunque no tenía una orden de alejamiento vigente, tenía numerosos antecedentes por maltrato y había estado anteriormente en prisión.

El 3 de julio, la policía detuvo a dos personas por provocar un incendio en el chamizo donde murió una mujer rumana de 42 años debajo del puente de Pedro Bosch de Madrid, después de una discusión.