24h Madrid.

24h Madrid.

Metro da luz verde a la nueva estación de la L11 en el parque Madrid Río tras consulta de declaración ambiental

Metro da luz verde a la nueva estación de la L11 en el parque Madrid Río tras consulta de declaración ambiental

MADRID, 28 Jul.

La Comunidad de Madrid ha decidido mantener la estación de Madrid Río dentro del parque homónimo en la Declaración de Impacto Ambiental de la ampliación de la Línea 11 de Metro de Madrid, que ha sido publicada para consulta pública esta semana, según ha podido conocer Europa Press.

El documento especifica que la estación estará ubicada "en el parque de Madrid Río, a la altura de las calles Naves y Valdelaguna".

La elección de esta ubicación y la propuesta de talar más de un millar de árboles generaron una fuerte protesta por parte de los vecinos de Arganzuela y Comillas, donde también se construirá una estación.

Durante varias semanas, se llevaron a cabo manifestaciones y acciones en contra de la tala de árboles, bajo el lema "No a la tala", y se inició una campaña de "apadrinamiento" de los ejemplares. Finalmente, el Gobierno regional decidió suspender la tala y se comprometió a realizar un análisis detallado de cada árbol para explorar alternativas viables y evitar su corte.

Recientemente, el Ayuntamiento de Madrid informó que la autorización para talar concedida por el Gobierno local a la administración regional había caducado al haber pasado seis meses, por lo que se exigía solicitar una nueva autorización si se deseaba proceder con la tala.

En la Declaración de Impacto Ambiental se reconoce que se ha modificado el trazado presentado en el Estudio Informativo original, ya que inicialmente, la estación de Madrid Río se encontraba situada en el Paseo de Yeserías y no dentro del parque.

Entre las razones enumeradas en el texto para el cambio de ubicación se incluyen el impacto en la red de distribución de agua del Canal de Isabel II, la presencia de un cable de alta tensión de Unión Fenosa, así como la afectación a los túneles de la M-30 y al Puente de Praga.

Además, se destaca que se ha tenido en cuenta el impacto en el tráfico tanto de vehículos como peatonal durante las obras, así como el efecto sobre los vecinos y comerciantes debido a la colocación de un vallado perimetral opaco de 2 metros de altura en proximidad a los accesos de los edificios.