24h Madrid.

24h Madrid.

Nuevas formas de consumo de tabaco aumentan entre los jóvenes de Madrid en el Día Mundial sin Tabaco.

Nuevas formas de consumo de tabaco aumentan entre los jóvenes de Madrid en el Día Mundial sin Tabaco.

Claves contra el tabaquismo: evitar la adicción, tratamientos duales y espacios sin humo

MADRID, 31 May.

La adicción al tabaco sigue siendo un problema grave entre los jóvenes madrileños, con un inicio promedio a los 14 años. Aunque el consumo ha disminuido en la última década, ha habido un aumento en nuevas formas como los cigarrillos electrónicos o vapeadores.

Hoy se conmemora el Día Mundial Sin Tabaco, con el lema 'Proteger a los niños de la interferencia de la industria tabaquera'. Según la OMS, unos 37 millones de adolescentes de 13 a 15 años consumen tabaco en todo el mundo.

En la Comunidad de Madrid, los datos más recientes muestran que el 18,5% de los jóvenes de 15-16 años fumaba esporádicamente y un 13,1% de forma habitual. A pesar de ello, la tendencia general es a la baja en la última década.

Expertos señalan que la adicción al tabaco, que comienza en la adolescencia en el 80% de los casos, persiste con nuevas formas de consumo como los vapeadores. Programas de deshabituación tabáquica gratuitos se ofrecen para jóvenes en Madrid para combatir este problema.

La movilización juvenil es clave, ya que el consumo de vapeadores ha aumentado significativamente en los últimos años. La conciencia sobre los riesgos del tabaco es fundamental, con más de 8 millones de muertes relacionadas con el tabaco en todo el mundo.

Dejar de fumar es un desafío, pero es posible. Las campañas de concienciación y los tratamientos combinados, tanto farmacológicos como psicológicos, son fundamentales para lograr el éxito en la deshabituación tabáquica.

Se ha puesto en marcha el Plan Integral para la Prevención y Control del Tabaquismo, con medidas como ampliar los espacios sin humo. La exposición al humo ajeno causa 1,3 millones de muertes anuales en todo el mundo, por lo que es crucial reducir la presencia de humo de tabaco en espacios públicos.

La mejor forma de prevenir el tabaquismo es evitar la adicción desde una edad temprana. La industria tabaquera apunta a los jóvenes como futuros consumidores, por lo que es importante regular los productos y prohibir su acceso a menores.