24h Madrid.

24h Madrid.

Almeida (PP) acusa a Sánchez de intentar 'controlar' al poder judicial en su mandato.

Almeida (PP) acusa a Sánchez de intentar 'controlar' al poder judicial en su mandato.

González Pons advierte del riesgo de que España "tenda hacia Polonia si Europa no lo impide"

BARCELONA, 27 Nov.

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha declarado este lunes que el objetivo de la legislatura del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es "amordazar y secuestrar al poder judicial", al considerarlo el último bastión del Estado de Derecho.

Estas declaraciones se realizaron durante el primer debate de la jornada 'Camino a la recuperación', organizado por el PP Europeo. En el debate también participaron el vicesecretario de acción institucional del PP, Esteban González Pons; la viceprimera ministra y ministra de Exteriores de Bulgaria, Mariya Gabriel, y el presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre. La moderación estuvo a cargo del presidente del PPE en el Comité Europeo de las Regiones y presidente de Pomerania Occidental (Polonia), Olgierd Geblewicz.

Martínez-Almeida afirmó que Sánchez busca "tomar definitivamente el control y el asalto del Consejo General del Poder Judicial" para establecer sus propios criterios judiciales.

El alcalde de Madrid considera que un ejemplo claro de este objetivo es la entrega de la cartera de Justicia al también ministro de Presidencia, Félix Bolaños. Según él, es inaudito que el mismo ministro sea el poder legislativo, ejecutivo y judicial en cualquier democracia mínimamente establecida.

Ante esta situación, el alcalde de Madrid insta a la Unión Europea a estar alerta durante esta legislatura de Sánchez. A su parecer, el debilitamiento del Estado de Derecho en España también podría afectar la defensa de los valores comunes de la Unión Europea.

Martínez-Almeida agregó que las manifestaciones frente a la sede del PSOE se originaron a raíz de la ley de amnistía, pero también debido a los pactos entre el PSOE y ERC y Junts. Según él, esto resultará en una discriminación en el acceso a los servicios públicos, donde algunos españoles recibirán ciertos beneficios mientras que otros no.

Por su parte, Esteban González Pons advirtió sobre el riesgo de que España siembre "la primera semilla del antieuropeísmo español" si Europa no responde a la preocupación generada por la ley de amnistía.

Según sus palabras, "no solo nos jugamos la supervivencia de la democracia española, sino también la fe de los españoles en la UE como solución a nuestros problemas". Hizo hincapié en que España está tendiendo hacia Polonia si Europa no actúa, después de criticar la amnistía y los indultos concedidos a los líderes independentistas.

González Pons considera que todos los que apoyan la amnistía obtienen un beneficio directo de la ley: "Unos, porque se les perdonan los delitos, y otros, porque consiguen llegar al Gobierno. Por tanto, es una autoamnistía que se conceden los políticos a sí mismos, igual que sucedió en Rumanía".

Además, advertió que con la ley pactada se amnistiará desde el terrorismo hasta la corrupción política, y señaló que se está estableciendo un peligroso precedente: "En el futuro, cualquier mayoría parlamentaria puede amnistiar cualquier delito para poder alcanzar el gobierno".

González Pons solicitó a Europa que ayude a España y que no la deje sola, afirmando que la situación en España también es preocupante debido a la falta de renovación del poder judicial.

Por su parte, Mariya Gabriel instó a la Comisión Europea a tomar medidas ante el "irresponsable intento de destrucción de la Constitución y de la igualdad de los españoles, que abre la puerta a la injerencia en el poder judicial".

Gabriel aseguró que la amnistía defendida por Pedro Sánchez cuestiona el Estado de Derecho y la separación de poderes, y acusó al Gobierno de ser "rehén de los separatistas", lo que augura un escenario muy inestable.

"Necesitamos una España fuerte en una Europa unida", concluyó Gabriel.