Grandes fallas durante la última jornada de Mad Cool 2023 con una actuación mediocre de los Red Hot Chili Peppers

Grandes fallas durante la última jornada de Mad Cool 2023 con una actuación mediocre de los Red Hot Chili Peppers

Los 90 resucitan con los himnos de Oasis de la mano de Liam Gallagher y el derroche de energía de The Prodigy

MADRID, 9 Jul. (Michelle Ortega - EUROPA PRESS) - .

Unos Red Hot Chili Peppers a medio gas y los colapsos en el interior del Iberdrola Music han protagonizado la última jornada del Mad Cool 2023, que ha logrado reunir en tres días a más de 200.000 personas.

Este sábado, 8 de julio, ha sido la jornada más multitudinaria del festival madrileño, con al menos 70.000 personas, según datos de la organización. Pese a que la diferencia con las jornadas anteriores no es grande en las cifras (65.000 en la primera jornada y 67.000 en la segunda), la gran afluencia de gente en la clausura del festival ha resultado en caos circulatorio y largas colas, por ejemplo en los servicios.

Ya a las 19.00 horas, mientras en los distintos escenarios han tocado grupos como los británicos Years & Years o los españoles Cupido o Belako, en el recinto ubicado en Villaverde se ha podido ver que la jornada iba a ser masiva, lo que se ha ratificado en el directo del plato fuerte de la cita, la banda estadounidense Red Hot Chili Peppers.

Pero antes de estos, el protagonista indiscutible ha sido Liam Gallagher, quien a pesar de su poca conexión con el público, tiene la baza de haber puesto voz a himnos imprescindibles del pop para hacer que valga la pena enfrentar los 33 grados del momento y el sol abrasante de Madrid.

El directo del británico, que se ha presentado en sudadera negra pese a las altas temperaturas, es un consuelo para aquellos nostálgicos de un concierto imposible de Oasis. De eso se ha aprovechado desde el inicio de su espectáculo con 'Morning glory', clásico que ha removido emociones entre un público predominantemente extranjero, como también lo ha hecho menos efectivamente con 'Slide away', entre breves palabras de agradecimiento que costaba oír entre el murmullo de los asistentes que se situaban más alejados del escenario.

Pero ha llegado el éxtasis con la mítica 'Wonderwall', que ha cortado cualquier conversación para ser coreada por todos los presentes. La hora de concierto ha llegado a su fin con otro hito del britpop firmado por Oasis, 'Champagne supernova'. Cualquier tiempo pasado fue mejor para un artista que, no obstante, tiene el repertorio para mantener su relevancia.

Coincidiendo con grupos como Primal Scream en un escenario menor, M.I.A. ha puesto la nota reivindicativa como cabeza de cartel con su rap combinado con música electrónica, alternativa y del mundo.

La sustituta de Janelle Monae, que se cayó del cartel pocas semanas antes del festival, ha ofrecido un espectáculo cargado de color, diversidad y defensa de los derechos humanos. Así, ha denunciado la situación de los refugiados en canciones como 'Borders'. Bautizada como Matangi Arulpragrasam hace casi 50 años en Sri Lanka, ella misma es refugiada y fue en Reino Unido donde inició una carrera en la que se le ha acusado de terrorismo por su apoyo a los tamiles, una organización separatista que luchaba contra el gobierno ceilandés.

Su propuesta, tan diferente a lo acontecido en el resto de los 185.000 metros cuadrados del recinto, ha contado con poco público en comparación con los otros grandes del cartel, si bien la artista ha sabido ganarse a los presentes con su cercanía y canciones como su éxito 'Paper planes'.

Con puntualidad, los Red Hot Chili Peppers han arrancado ya a las 23.00 horas. El momento más esperado. No en vano las camisetas del grupo han sido el uniforme de la jornada.

El guitarrista John Frusciante, el bajista Flea y el baterista Chad Smith han sido los primeros en saltar al escenario ante el público más numeroso de este Mad Cool. Los músicos, destacando un Flea hiperactivo, han dado paso con una intro musical al vocalista Anthony Kiedis y 'Around the world'.

Los asistentes se han regocijado en este clásico que los californianos han interpretado intentando imitar sus mejores tiempos. Descamisados y con su característico estilo, los ya sesentones lo han conseguido solo por momentos. Algunos de estos han tenido lugar en 'Snow' o 'Californication', necesarias en un 'setlist' en el que han faltado clásicos.

La banda ha optado por temas no tan conocidos, quedándose a medio gas también con sus transiciones vacías frente a un público disperso durante varias canciones.

Lo que se espera de esta máquina de éxitos funk rock ha llegado ya en la parte final con 'By the way' y 'Give it away', que han sido tremendamente coreadas y aplaudidas, arreglando un concierto en el que ha destacado la destreza de Flea y su unión con Frusciante.

Mientras tanto, la diva pop Ava Max ha ofrecido baile y espectáculo en otro escenario de una última jornada del festival madrileño en la que se ha podido disfrutar también del directo de varios españoles como Morgan, Shinova o Sila Lua.

Los también españoles, clásicos en los cierres de otros festivales, Elyella, han compartido horario con el último cabeza de cartel, The Prodigy. El grupo británico de música electrónica ha conquistado a los resistentes con su primer concierto en España desde el fallecimiento de Keith Flint.

Así ha concluido una nueva edición de Mad Cool, cuyo inicio se vio lastrado por los problemas de tráfico, transporte y acceso - con largas colas bajo el sol para entrar al recinto- , y en la que en lo musical han triunfado Lizzo, Robbie Williams, Sam Smith, Queens of the Stone Age, Mumford & Sons o The Black Keys, entre otros nombres.

Tags

Categoría

Música
¡Sorpréndeme!