24h Madrid.

24h Madrid.

Apicultores de Madrid celebran medidas europeas por etiquetas más claras pero lamentan falta de mención a pasteurización.

Apicultores de Madrid celebran medidas europeas por etiquetas más claras pero lamentan falta de mención a pasteurización.

El Parlamento Europeo ha dado un paso importante al aprobar nuevas normas sobre el etiquetado de la miel, cumpliendo así con una de las demandas más importantes de los apicultores de la Comunidad de Madrid. A pesar de la falta de regulación sobre la pasteurización, esta decisión ha sido celebrada por la Asociación de Apicultores de la Comunidad de Madrid (APISCAM).

Con un respaldo abrumador de 603 votos a favor, 9 en contra y 10 abstenciones, el Parlamento ha respaldado el acuerdo provisional con el Consejo sobre las normas revisadas que afectan a la composición, nomenclatura, etiquetado y presentación de productos comunes en el desayuno. Esta revisión busca facilitar a los consumidores la elección de opciones más saludables al adquirir productos como la miel, los zumos y las mermeladas.

Una de las preocupaciones principales es combatir la miel adulterada que llega de fuera de la UE, y por ello se ha establecido la obligatoriedad de indicar de manera visible el país de origen en el etiquetado. Esta era una de las principales demandas de los apicultores madrileños y españoles en general, que no podían competir con los bajos precios de la miel china y sus mezclas.

La nueva normativa también establece que en el etiquetado se deben indicar claramente los países de procedencia de la miel, así como el porcentaje de cada uno en caso de mezclas. Se ha aplaudido esta medida desde la Asociación de Apicultores de la Comunidad de Madrid, aunque lamentan que no se haya abordado la cuestión de la pasteurización.

Otro aspecto positivo de estas normas es la intención de implementar un sistema de trazabilidad que permita rastrear la miel hasta llegar a los apicultores que la produjeron. Esto ayudaría a prevenir fraudes y garantizar la calidad del producto, así como informar mejor a los consumidores sobre el origen y la composición de la miel que adquieren.

La portavoz de la Asociación de Apicultores de la Comunidad de Madrid subrayó la importancia de que el consumidor tenga derecho a conocer el porcentaje de mezcla de la miel, así como la necesidad de seguir trabajando en mejorar el etiquetado y los controles de calidad. Además, se aboga por la incorporación de tecnologías más avanzadas, como la Resonancia Magnética Nuclear, para detectar posibles adulteraciones en la miel.

En definitiva, estas nuevas normas suponen un avance en la lucha contra el fraude en la miel y en la protección tanto de los apicultores como de los consumidores. El país de origen en las etiquetas, normas de calidad más estrictas y un sistema de trazabilidad son medidas que mejorarán la transparencia en el mercado y brindarán mayor seguridad a los consumidores al elegir productos apícolas.