24h Madrid.

24h Madrid.

Novillo denunciará las decisiones arbitrarias y sin fundamentos del Plan del Tajo en la reunión de la Mesa del Agua el martes.

Novillo denunciará las decisiones arbitrarias y sin fundamentos del Plan del Tajo en la reunión de la Mesa del Agua el martes.

El titular de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Carlos Novillo, ha criticado en la Mesa del Agua las "medidas caprichosas" del Plan Hidrológico del Tajo, que no cuentan con respaldo técnico y generan incertidumbre en el Canal de Isabel II, que necesita tiempo para la planificación.

Novillo destaca que Madrid tiene el río Manzanares, que cuenta con muy poco caudal, a diferencia de otras capitales que tienen grandes ríos que suministran agua y son capaces de depurar las aguas de sus ciudades. Además, señala que el Canal de Isabel II ha invertido en la mejora del ciclo del agua, reduciendo las pérdidas y emitiendo un agua de buena calidad.

El consejero también critica las nuevas condiciones del Plan Hidrológico, que perjudican la planificación hasta 2061 y obligan a mantener los embalses abiertos con un caudal determinado, incluso en épocas de escasez. Además, considera que los caudales ecológicos deben ser diferentes según las características de cada territorio y tener en cuenta las necesidades de una gran ciudad como Madrid.

En este sentido, Novillo solicita sentarse con el Ministerio de Transición Ecológica para elaborar un Plan nacional del agua y espera que el Tribunal Supremo les dé la razón en el recurso judicial presentado contra las medidas del Plan Hidrológico.

El titular de Medio Ambiente también lamenta que el Gobierno nacional imponga la ideología sobre la ciencia y la técnica en temas medioambientales, como en el caso de los incendios forestales. Además, critica la política de cierre de las nucleares, considerando que son una fuente de energía segura y necesaria para la transición energética.

Novillo defiende el mix energético y pide analizar con calma las decisiones relacionadas con la transición ecológica, para no poner en riesgo el objetivo común de luchar contra el cambio climático.